r

Legionarios

Seguimiento a los jugadores venezolanos en el exterior, tanto en el baloncesto colegial como en el profesional. .

Selección Nacional

Noticias de nuestras Selecciones Nacionales en todas sus categorías

Liga Profesional de Baloncesto

Todos los resultados y las noticias de la principal liga de baloncesto de nuestro país

Opinión

Nuestros columnistas nos traen diferentes temas de discusión de nuestro baloncesto

Entrevistas

Conozcan a los jóvenes valores que en poco tiempo serán las estrellas de nuestro baloncesto, tanto en Venezuela como en el exterior

martes, 25 de junio de 2013

BasketWorld: Venezuela no produce NBA y los Hispanos que han estado en esa liga. Parte 1


Martes 25 de Junio de 2013                                                                           

El próximo 27 de Junio se realizará en New York el Draft 2013 de la NBA, y nuestro joven centro criollo Gregory Echenique, inscribió su nombre para optar ser elegido por alguna de las franquicias de la mejor liga del mundo.

Antes de la esperada noche de selección de jugadores por parte de las franquicias NBA, el internacional criollo se habrá mostrado a cerca de una docena de equipos, interesados en ver más de cerca al poderoso centro de 22 años, para tomarlo como una posible selección del draft, hacerle invitaciones a la liga de Verano o invitarlo como agente libre a la pretemporada, pero cualquiera que sea el caso, ojala el mirandino logre ser el cuarto criollo en la NBA, pero aquí en esta nota no hablaremos de las posibilidades o no de Echenique de llegar a la NBA, hablaremos sobre nuestro basket que no es productor de NBA `s , haciendo un recuento de los extranjeros que han llegado a esa liga y en especial los hispanos que llegaron a la meca del basket mundial.

Ya la presencia hispana estuvo desde el primer draft de esta liga en el año de 1947, con la presencia de Ephraim “Red” Rocha, un centro que tenía ancestros latinoamericanos y que jugó 8 temporadas con varias franquicias y el base Abel Rodríguez, que tenía raíces mexicanas, que fue seleccionado por Washington Capitals, pero no llegó a jugar en la liga. Obviamente, para finales de los años 40, nuestro baloncesto no tenía ni presencia en el SubContinente, no se podía aspirar jugadores en este nivel de baloncesto.

La NBA durante sus primeros años solo vio presencia extranjera en jugadores canadienses y en jugadores de algunos países europeos, pero en ambas situaciones, salían exclusivamente del circuito universitario, el baloncesto fuera de las fronteras de Estados Unidos a nivel formativo no era tomado en cuenta por su calidad.

Los primeros extranjeros en jugar en la NBA fueron el Alemán Frido Frey, los canadienses Norm Baker, Henry “Hank” Biasatti –nacido en Italia, nacionalizado canadiense-, Gino Sovran,  cierra el holandés con nacionalidad estadounidense Hank Beenders.

Nuestro baloncesto cumple su primera cita internacional en torneos FIBA en el Suramericano de Cúcuta, en el año de 1955, cerrando el torneo en la última plaza, sin victorias en 8 desafíos.

En los años 50 fue normal ver a jugadores descendientes de europeos, no solo en el draft, sino también disputando la liga. Era común ver hijos o nietos de Italianos, Irlandeses, Eslavos, Alemanes o Bálticos estar en el ambiente NBA y otros que provenían de esos países estar en el draft también, pero en todos los casos salían del baloncesto universitario de Estados Unidos, ninguno venía de jugar en Europa.

Ya con varios Mundiales y juegos Olímpicos disputados, el baloncesto mundial era dominado por Estados Unidos con cierta holgura, presentando como principales rivales a la Unión Soviética, Yugoslavia, Italia y Brasil, la diferencia, al ser los torneos FIBA un rango amateur, es que esos países enviaban a jugadores de cualquier edad, en cambio, Estados Unidos, al tener la NBA un rango de liga profesional, enviaba a jugadores universitarios, torneo que tiene un tope de edad hasta los 22 años, así que los jugadores jóvenes estadounidenses, eran capaz de ganarle a jugadores que fácilmente pasaban los 25 años y con un desarrollo físico ya al tope de sus condiciones.

Bob Castañeda, Albert Alamanza, Al López, Nick Pino y Martín Navia, fueron en los años 60, jugadores con raíces Hispanas, que estuvieron en el draft, pero que no llegaron a entrar en algún equipo de la NBA.

En el draft de 1969 los Seattle Supersonics seleccionan de la universidad de Tulsa, al nacido en La Habana, Cuba, Alfonso “Al” Cueto, un jugador que jugaba como alero fuerte y centro, pasando así a la historia como el primer jugador Hispano en ser seleccionado por un equipo NBA en el draft. Cueto no llegó hacer el equipo y no disputó la competencia.

En los años 60 nuestro baloncesto había participado tímidamente en competencias internacionales, siendo la más importantes en el CentroBasket de 1969, clasificatorio para el Campeonato Mundial del siguiente año en Yugoslavia, y en donde ese camino clasificatorio solo se obtuvo un triunfo.

A finales de los años 60, el baloncesto Estadounidense empieza a fijarse en los talentos que se desarrollaban fuera de sus fronteras, y el jugador pionero en esa situación fue un joven centro Yugoslavo, que con solo 18 años ya era considerado uno de los mejores jugadores del país, cuya selección era una de las mejores del mundo, ese joven talento era Kresimir Cosic, quien con poco tiempo en el baloncesto lideraba al equipo KK Zadar y tenía el record de más puntos en un juego en la liga Yugoslava con 61 unidades.

Pero el salto de Cosic para la NBA tenía muchos inconvenientes, uno era que de aceptar jugar en ese liga tendría status de jugador profesional, algo que ante las reglas FIBA de la época e impediría jugar nuevamente con su selección, la otra, situaciones políticas, ya que Yugoslavia era una nación comunista y no era visto con buenos ojos que uno de sus ciudadanos se involucrara en el sistema capitalista Estadounidense.

Pero ya la NBA había iniciado el interés y seguimiento de figuras jóvenes internacionales que pudiesen jugar en su liga, y en el draft de 1970 Atlanta Hawks, selecciona a dos jóvenes estrellas del equipo Italiano Ignis Varese, el alero Mexicano Manuel Raga y el centro Italiano Dino Meneghin, siendo Raga, un jugador ya con gran reconocimiento mundial para la época, pero que prefirió quedarse en Europa, ya que en la NBA empezaría como suplente y lo que económicamente le ofrecía el equipo alado era mucho menos de lo que percibía en Italia.

Al año siguiente, San Diego Rockets, seleccionan al centro Mexicano Carlos Quintero, que provenía de la liga de su país, pero el jugador no hizo el grado con el quinteto Californiano.

En 1971, hace su debut el jugador que fue el pionero en el interés de las franquicias NBA en jugadores desarrollados fuera de Estados Unidos, pero no en el nivel que se esperaba, sino en la NCAA, al no tener el permiso del gobierno de Yugoslavia, para que el jugador se hiciese profesional, solo recibiendo el permiso para estudiar en la universidad y jugar baloncesto paralelamente, al recibir una beca por varias universidades, y elegir por motivos religiosos a Brigham Young.

En el draft de 1973 se presenta Kresimir Cosic al draft, y es tomado por Los Ángeles Lakers, pero al final el gobierno Yugoslavo no le dio el permiso para jugar en Estados Unidos y el jugador regresó a Europa, en donde realizó una gran carrera deportiva por 20 años. También en ese draft fue tomado Mike Contreras, de ascendencia Hispana y el base-escolta Puertorriqueño Rubén Montañez, que jugada en la NCAA con la universidad de Duquesne y paralelamente al finalizar las temporadas en la liga universitaria, jugaba en su país con Vaqueros de Bayamon, en la BSN. Montañez, fue seleccionado por Chicago Bulls, pero no llegó a debutar en la liga, y el Trinitario Ken Charles, quien fue seleccionado por Buffalo Braves, con quien juega 3 temporadas y después dos con Atlanta Hawks, para ser el primer jugador caribeño en la NBA y de America –excluyendo a Canadá y Estados Unidos- en jugar en esta liga.

En el año de 1974 nace el primer torneo organizado de nuestro baloncesto, una liga que agrupó 4 quintetos y que se denominó Liga Especial, torneo que dejó como primeros finalistas a Ahorristas del Caracas, campeón del torneo y a Colosos de Carabobo, siendo una competencia que entre sus objetivos era darle fogueo y competencia a los jugadores criollos.

En el draft de 1975, el base Soviético, Alexander Belov, es seleccionado, convirtiéndose en el primer jugador de ese país en un draft NBA.

Para mediados de la década del 70 el baloncesto en las competencias FIBA era dominado por Estados Unidos, de manera amplia, escoltado por Yugoslavia y Unión Soviética, teniendo buen nivel otras selecciones como las Europeas: Italia, Checoslovaquia, Francia, España, entre otras y en América: Brasil, Canadá, Cuba, Puerto Rico, México o Argentina. En el área del Caribe, Venezuela se codeaba con República Dominicana, Colombia, Panamá o Chile, por ejemplo, y nuestro primer jugador destacado, salido de nuestra Liga Especial fue el pívot Ramón “Tulo” Rivero, aunque muy lejos de llamar la atención para entrar a un draft.

En el draft de 1976, es escogido el dominicano Hugo Cabrera por Milwaukke Bucks,  quien venía de jugar la NCAA con West Texas y que después jugaba Torneos Superiores en su país, pero que al final no fue parte de la nomina para la temporada 76/77 en la NBA. Cabrera, en la temporada siguiente entreno con New York Knicks y después con Atlanta Hawks, situaciones que lo hicieron ser suspendido por FIBA para jugar con la selección Dominicana solo por el hecho de participar con varios equipos profesionales aun sin llegar a jugar en la liga, sanción que fue levantada después, pero ahí tenemos una idea de lo que podía perder un jugador con solo practicar o jugar una solo temporada en la profesional NBA.

En el draft de 1978, el nacido en Bahamas, Mychal Thompson –nacionalizado Estadounidense- es tomado por Pórtland Trail Blazers como número uno del draft, para así entrar en la historia como el primero en serlo sin nacer en Estados Unidos, también es tomado el Boricua Alfred “Butch” Lee, un escolta que jugaba con Marquette y que defendió los colores de Puerto Rico en los juegos Olímpicos de Montreal, sabiendo que si jugaba en el futuro en la NBA no podría representar más a su país.

También en el draft del 78 fueron seleccionados Mike Santos, quien tenía sangre Hispana y Eddie Jo Chávez, quien era hijo de un exbasketero Filipino, pero ninguno de los dos pudo hacer el grado en la NBA.

En el draft de 1979 es seleccionado el base Estadounidense Nick Gallis, hijo de inmigrantes Griegos que a la postre no jugaría en la NBA, pero que haría una gran carrera en Europa y en la selección Griega, considerado uno de los mejores armadores en el baloncesto FIBA. También es elegido el alero panameño Mario Butler y su compatriota Ernesto Malcolm en el draft pero no llegan a jugar en la NBA.

A finales de los 70 y en el principio de los 80, empezaba a nacer la posibilidad de que la FIBA eliminará las restricciones del baloncesto profesional al mal llamado baloncesto amateur, con eso, nacería la posibilidad de que más jugadores extranjeros, dieran el salto a la NBA.

Mientras, en nuestro país, el mejoramiento de nuestro baloncesto, gracias a la Liga Especial, daba sus primeros frutos, ya nuestro baloncesto a nivel internacional daba sus primeras victorias, tanto a nivel de clubes como de seleccionado.

El Puertorriqueño, Al “Butch” Lee, sin jugar un minuto de la final, pero jugando 11 de la campaña regular y 3 en playoff, para Los Ángeles Lakers, gana la temporada 79/80 y se convierte en el primer jugador Latinoamericano/ Hispanoamericano, en ganar un título NBA-erróneamente aquí se ha dicho que es Carl Herrera- ya que así lo certifica su anillo de campeón otorgado por la liga.

Mark Aguirre, de ancestros hispanos es el número uno del draft de la NBA de 1981, al ser elegido por Dallas Mavericks,  también son elegidos el nacido en Panamá pero nacionalizado Estadounidense Rolando Blackman, el Islandes Peter Gudmunssen –primer Europeo en muchos años en la NBA- el Puertorriqueño George Torres, el también Panameño Rolando Frazier, el gigante Japones Yasutaka Okayama, quien con sus 2.38cm provenía del baloncesto de su país y es aun, el jugador más alto seleccionado en un draft NBA, aunque no llegó hacer el grado y jugar en la liga. También Gilbert Salinas, quien tenía sangre Mexicana, fue seleccionado en el draft, en donde solo los 2 primeros llegaron a jugar la liga.

En el ámbito NBA, el baloncesto que se practicaba en el resto del mundo empezaba a mostrar jugadores con talento para el exigente juego de esta liga, pero la traba que daba la FIBA  a las ligas profesionales –NBA, ABA y CBA- y a sus jugadores de no poder después disputar campeonatos regionales, juegos Olímpicos o Mundiales, aun pesaba mucho para tomar esa decisión.

Wallace Bryant, nacido “accidentalmente” en Madrid, España, llega a jugar en la NBA, después de ser elegido en el draft del 82, para convertirse así, en el primer jugador nacido en la madre patria en jugar en la NBA, pero Bryant, no tenía la nacionalidad Española, y después de su nacimiento no había vuelto a su tierra de nacimiento.

Jaime Peña, también con raíces hispanas, el armador Griego Panayotis Giannakis, quien era una estrella en la liga Griega, fueron los jugadores extranjeros en el draft de 1982.

En el año de 1983, Caracas sería la sede de los Juegos Panamericanos, y en el baloncesto, se le iba a dar la oportunidad a la primera camada importante de jugadores jóvenes que tenían minutos en la Liga Especial, la cual estaba comandada por Carl Herrera, Nelson Solórzano, Gabriel Estaba, Rubén Rada, Armando Palacios, Iván Olivares, entre otros, los cuales eran referenciados como  el futuro del baloncesto en Venezuela, y paralelamente se estaba trabajando para que optaran por becas en el baloncesto universitario Norteamericano.

En el draft del 83, solo vemos al estadounidense, hijo de mexicanos, Rob González, quien fue seleccionado por Detroit Pistons, y provenía de Michigan State, pero no llegó a jugar en la NBA.

Ya a principios de la década de los 80, el baloncesto estadounidense empezó a seguir y becar a jóvenes jugadores extranjeros, no solo equipos NBA, ya que desde colegios de secundaria iniciaron un programa de selección de jóvenes estudiantes con capacidad para entrar en los equipos de baloncesto en sus programas de estudios. Jugadores europeos y africanos que superaran los 7 pies (2.13cm) y ya no solo jugadores del Caribe o Centroamérica, sino también venezolanos o brasileros, eran piezas apetecibles para entrar en colegios o universidades en USA.

Pero el abismo que se pensaba que había con el baloncesto jugado en Norteamérica con el resto del mundo desaparecía poco a poco, y ya en el draft de 1984, varios jugadores extranjeros pero formados en la NCAA son seleccionados en el draft de ese año, como el Nigeriano y posteriormente nacionalizado Estadounidense Akeem –después Hakeem- Olajuwon, quien fue número uno de ese draft por delante de jugadores como Michael Jordan, Charles Barkley, John Stockton o Sam Perkins.

También vemos al Panameño Stuart Gray, un centro de 2.16 de padres estadounidenses, al nigeriano Yommy Sangodeyi, quien era un príncipe de una tribu en su país y media 2.10, el que pudiese considerarse el mejor jugador Suramericano de la historia, el brasilero Oscar Schmidt , conocido en el mundo del baloncesto como Oscar o Mano Santa, un efectivo alero de 2.05, de grandes porcentajes de tiro desde cualquier rincón del tabloncillo, el Boricua Frank Rodríguez, también fue otro internacional seleccionado en el draft del 84 y el Jamaiquino Wayne Stapleton, aunque debutó en la liga un par de años después.

Solo Olajuwon –primer jugador con la nacionalidad de un país Africano en jugar en la NBA- y Gray, jugaron en la NBA, ya que Oscar, recibió una mejor oferta económica que doblaba la hecha por New Jersey Nets, y prefirió tomar como rumbo a Europa y no jugar en la NBA.

En España estaban muy esperanzados con su selección, la cual obtuvo en los JJOO de Los Ángeles una histórica medalla de plata, un equipo que estaban figuras como Juan Corbalan, Joseph Margall, Juan Antonio San Epifanio, Fernando Romay o el talentoso joven Fernando Martín, un centro de 2.06 que era a pesar de sur muy joven el alma y corazón de la selección Hispana y un futuro jugador de la NBA.

En el draft de 1985 se vería el más internacional en la historia de la liga en esa época, al ver hasta 4 jugadores sin formación en el baloncesto estadounidenses y otros más que si se habían formado en el basket norteamericano.

Pat Ewing, nacido en Jamaica, pero con la nacionalidad Estadounidense era el número uno del draft, convirtiéndose en el segundo Caribeño con esa distinción, y vemos al Alemán de 2.08 Detlef Schrempf, que venía de jugar también en la NCAA, el centro de Canadá Mike Smrek, Manute Bol, Sudanes de 2.31, Fernando Martín, que venía del Real Madrid de España, El Haitiano Yvon Joseph, quien fue el primero en su país en jugar en el basket universitario de USA, el estadounidense de padres panameños Lorenzo “Zo” Charles, el Centroafricano Anicet Lavodrama, el centro Soviético de 2.21 Arvidas Sabonis, pero por problemas políticos no podía viajar a Estados Unidos, el centro Alemán de 2.21 Gunther Benhke, el Finlandés Timo Saarelainen, y el Búlgaro Georgi Gluochkov.

Los que no tenían formación en el basket de la NCAA eran Martin, Sabonis, Benhke y Gluochkov, y los que jugaron en la NBA en la campaña 85/86 fueron Ewing, Schrempf, Smrek, Bol, Charles y Gluochkov.

La eleccion en 1985 de Sabonis fue declarada ilegal por la NBA –igual que en el 72 con Cosic y 84 con Bol- y volvió a ser tomado en el 86 por Pórtland Trail Blazers, siendo también en ese año tomado otro gran jugador Europeo, el escolta Yugoslavo Drazen Petrovic –al escribir estas líneas estaría cumpliendo 20 años de muerto en un accidente de tránsito en Alemania- , un jugador de gran acierto ofensivo.

Después de disputar el mundial de 1986 en su país, Fernando Martín- fallecido trágicamente 3 años después-, debuta con New Jersey Nets, en una campaña plagada de lesiones y en donde solo juega 22 choques y con pocos minutos en cancha, y decidió a la temporada siguiente volver como una estrella y un status NBA a su país.

Jugadores venezolanos empezaron a llegar a Estados Unidos, algunos a escuelas, otros universidades o junior college, iban más allá del sueño NBA, a estudiar y hacerse mejores jugadores, gente como Carl Herrera, Gabriel Estaba, Alexander Nelcha o Iván Olivares fueron los pioneros en USA, y con ellos, Venezuela obtiene su primer gran triunfo en el basket FIBA, al quedar de primeros, igualados con Brasil y Argentina, en el Suramericano de 1987.

En el draft de 1987, son seleccionado el Estadounidense, nacido en Haiti, Olden Polynice, y  el Puertorriqueño Jose “Piculin” Ortiz, siendo un draft en donde también se seleccionan hasta 6 jugadores sin formación Americana, incluyendo al base Español José Montero y el pívot Chino de 2.08 Sang Tao, primero de esa nación en entrar a un draft NBA.

En los Juegos Panamericanos de 1987, la victoria de Brasil en la final, comandada por Oscar y Marcel, ante una talentosa selección Estadounidense, desata el interes de USA Basketball de llegar a un acuerdo con FIBA y quitar las restricciones a los jugadores profesionales Estadounidenses para así poder competir en los eventos internacionales como JJOO o campeonatos mundiales.

El gigante Holandés Rik Smits, de 2.24 procedente de la universidad de Marist, es tomado en la segunda posición del draft por Indiana Pacers, en 1988, en donde también figuraron el Brasilero de 2.16 Rolando Ferreira, los Dominicanos José “Grillo” Vargas –de quien el alero criollo José Vargas le debe el mote de Grillito por su paso por Trotamundos donde coincidieron años atrás-, y Tito Hortford, de 2.16 y padre de la actual estrella de la NBA Al Hortford, el gigante Argentino de 2.30 Jorge González-celebre personaje años después de la lucha libre y ya fallecido también- quien ya tenía algunos años en la selección de su país, y su compatriota proveniente de la universidad de Louisiana, Hernán “El Loco” Montenegro, jugador de 2.08 que jugaba como 3 y 4, un draft donde solo el Brasilero Ferreira que pudo jugar con Pórtland Trail Blazers, con números bajos pero pasando a la historia como el primer Suramericano y Brasileño en jugar en la meca del baloncesto, y el Dominicano Hortford, también el primero de su país, jugaron en la liga después de estar en el sorteo de escogencias.

Pero Ferreira y Hortford no fueron los únicos Hispanos en jugar en la NBA en la campaña 88/89, al poder también participar con Boston Celtics el puertorriqueño Ramón Rivas, un jugador que no fue escogido en ningún draft pero que llamó la atención del equipo y jugó con ellos y ser 10 años después el segundo Boricua después de Butch Lee en jugar en la NBA, y también en esa campaña jugó para Utah Jazz, el centro José “Piculin” Ortiz, para ser el tercero de ese país.

En el draft de 1990, se inscribe el alero venezolano Gabriel Estaba –algunas personas dicen que fue seleccionado en la segunda ronda en el puesto 27 por Chicago Bulls, pero en 5 páginas especializadas consultados dicen lo contrario-, no siendo seleccionado, pero si es seleccionado por Miami Heat, Carl Herrera, en la segunda ronda y en la posición 3, justamente detrás de un versátil alero Yugoslavo llamado Tony Kukoc.

Al final Carl Herrera, hizo maletas al recibir una oferta del Real Madrid de España, y Gabriel Estaba, después de ser uno de los mejores reboteros del Mundial de Argentina 90, prueba con el nuevo equipo de Charlotte Hornets, pero es cesanteado en la pretemporada.

En la temporada de 1991/92, después que Carl Herrera, lidera a la selección de Venezuela, al titulo Suramericano, pasa a la NBA, convirtiéndose en el primer Venezolano en ese circuito, en una época en donde muchos de los nacionales se desarrollaban en la Liga Especial o jugaban en escuelas o universidades en Estado Unidos y mostraban un desarrollo imparable en su juego.

El 12 de Noviembre de 1991 es el día de debut del puesto 4 nacional con la camiseta número 7 de Houston Rockets, un equipo que siempre estaba presente en los playoff, y que le daba un rol defensivo a Herrera viniendo desde el banco.

Al llegar Carl Herrera a la NBA debió encontrarse con un panorama extraño, en una época en donde un jugador no Estadounidense o Canadiense era aun muy atípico, con un protagonismo reducido más allá de la experiencia en el baloncesto de selecciones o su protagonismo en su selección, muy distinto al vivido ahora, un jugador extranjero era tomado como una atracción de circo por algunos fanáticos en USA.

Hablamos que en 1991 había bajado un poco el boom de jugadores extranjeros en la NBA-hablar de boom es decir 9 u 10 jugadores, sin incluir canadienses, de un universo de un poco más de 300 jugadores en la liga- que se había iniciado a mediados de los 80, en donde por ejemplo en una campaña Panamá llego a tener a 3 jugadores, y encontrarse en ese año a 7 jugadores extranjeros, incluyendo al centro Brasilero Joao “Pipoka” Vianna, quien su experiencia NBA se resumen a un solo juego.

En el draft de la NBA, es seleccionado el centro Colombiano de 2.15 Álvaro Teherán, proveniente de la NCAA con la universidad de Houston.

Con 25 años en su campaña debut, Herrera, juega 43 partidos, saliendo de titular en 7 de ellos, promediando 4.4 puntos y tomando 2.3 rebotes, para un equipo que deseaba y se armaba para llegar a la final de la competición.

Después de la victoria en Valencia en el Suramericano, y el subcampeonato en el Torneo de las Américas, que convertía en el primer país del mundo en disputar una final de un torneo FIBA contra jugadores profesionales Estadounidenses-Jordan, Bird, Robinson, Malone, Pippen, entre otros- y participar en sus primeros JJOO en Barcelona, España, nuestro baloncesto estaba considerado como uno de más crecimiento en el mundo, teniendo también un representante en la NBA y con una liga que producía buenos basketeros y con mucho jóvenes jugando en el baloncesto Universitario de Estados Unidos.

Era una época en donde aun los jóvenes que jugaban y estudiaban en USA podían hacerse la vista gorda y jugar aquí en la Liga Especial, y así foguearse aun más y hacerse mejores.

En la temporada 92/93 juega Dexter Cambridge, tecer jugador nacido en Bahamas que juega en la NBA, después del recordado Mychal Thompson y Ian Lockhart, quien solo disputo un partido en la liga, Cambridge, un talentoso jugador que podía jugar varias posiciones y que años después jugó en Venezuela con Panteras.

Herrera, en la temporada 92/93, dejó promedio de 7,5 puntos y 5,6 rebotes, en casi 23 minutos en cancha, convirtiéndose en el hombre de confianza de Rudy Tomjanovich, para darle descanso a Otis Thorpe o Hakeem Olajuwon.

En el draft de 1993, son seleccionadas las torres Shawn Bradley, nacido en Alemania, con pasaporte Estadounidense, de 2.27 y el Rumano Georghe Muresan, que venía del baloncesto Francés y con una estatura de 2.31 y ya en los últimos elegidos, el versátil alero Argentino Marcelo Nicola.

Carl Herrera, se quedaba solo como el único Hispano en la liga, solo la anecdótica pasada en la campaña 93/94 del centro Cubano Andrés Guibert, digamos que le hizo compañía, siendo Guibert el primer Cubano en jugar en la liga después de desertar de su selección en Puerto Rico.

Y no es que estaba huérfano de calidad el baloncesto Hispanoamericano, se podían ver buenos atletas como los Boricuas Picolin Ortiz, Jerome Mincy, Federico López, el Dominicano José Vargas, los Brasileros Oscar, Pipoka o Marcel, los Uruguayos Marcelo Capalbo, Oscar Moglia, el Mexicano José Luís “Satanas” Arroyos, el Chileno Patricio Briones, los Colombianos Teherán y John Giraldo –nacido en USA de padres Colombianos, el experimentado Panameño Mario Butler o los argentinos Juan Espil, Hector Campana, Marcelo Milanesio o Marcelo Nicola, y los Españoles Pablo Laso, Jordi Villacampa, Alberto Herreros-quien promediaba más de 20 puntos en la ACB- y el joven Ferran Martínez.

Y en nuestro basket, la desaparición de la Liga Especial, para darle el paso a la LPB y quitarse la mascara de baloncesto amateur, corto la posibilidad de ver aquí a los jugadores que participaban en JUCO, NCAA o NAIA –tarde o temprano las universidades Americanas iban a prohibirlo- pero seguíamos teniendo buenos atletas como Victor David Diaz, Alexander Nelcha, Gabriel Estaba, Omar Walcott o Iván Olivares, más otros jóvenes que fueron a USA como Richard Medina o Miguel Ángel Yépez, por lo tanto el cambio generacional se veía asegurado.

Mañana continuaremos con la segunda parte...

Por Juan M. Escorcia
@escorcia33



3 comentarios :

Anónimo

buen articulo, de coleccion

Anónimo

excelente articulo, de colección

Santiago Diaz

Buenas tardes al redactor del artículo y a todos los lectores. Gusto en saludarles.
En entrevista de Orangel Balza, periodista deportivo que tuvo un program de TV en el desaparecido canal CMT (51), comenta que Gabriel Estaba firma contrato de 90 días con Golden State Warrior, lo que fue ratificado por Gabriel Estaba, alegando que finalmente no disputó un juego.

Por otra parte, en un breve informativo de ESPN, llamado "Curiosidades", informan que son cinco (5) los venezolanos en estar en la NBA.

Sería bueno contactar a las partes involucradas y aclarar las dudas, tomando en cuenta lo que significó Gabriel Estaba para el baloncesto venezolano y conocer al quinto jugador al que hace referencia el canal deportivo antes mencionado.

Atentamente

Santiago Díaz

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...