r

Legionarios

Seguimiento a los jugadores venezolanos en el exterior, tanto en el baloncesto colegial como en el profesional. .

Selección Nacional

Noticias de nuestras Selecciones Nacionales en todas sus categorías

Liga Profesional de Baloncesto

Todos los resultados y las noticias de la principal liga de baloncesto de nuestro país

Opinión

Nuestros columnistas nos traen diferentes temas de discusión de nuestro baloncesto

Entrevistas

Conozcan a los jóvenes valores que en poco tiempo serán las estrellas de nuestro baloncesto, tanto en Venezuela como en el exterior


lunes, 22 de marzo de 2021

BasketWorld : ¿Cómo es el proceso de conseguir una beca?

BasketWorld : ¿Cómo es el proceso de conseguir una beca?

Segunda Parte.



Tras una Primera Parte en donde ahondamos en los pasos previos de este proceso, entre dichos pasos encontramos que hay varios documentos y exámenes que debe tener un estudiante para iniciar un proceso de solicitud de beca para una escuela en los Estados Unidos. Entre ellos, puede ser el TOEFL. Por sus siglas en inglés Test of English as a Foreign Language, este examen mide la calidad del inglés del estudiante, y aunque no es plenamente determinante para ser aceptado a una escuela, si es necesario para su educación y adaptación a esa nueva cultura.

“Yo viaje a Estados Unidos y sabia poco inglés, pero en mi escuela me colocaron un tutor y me esforcé por aprender el idioma y ya en unos meses me defendía. Me tocó, porque llegué al Estado de Tennessee, y ahí hay poca presencia Hispana“, comenta el exjugador Vladimir Heredia, que a la postre fue NCAA D-1 en Oregon State.

En cuanto al viaje de Heredia a Estados Unidos, se muestra como una historia interesante. Sabemos que las becas a las que puede optar un estudiante/atleta para una escuela en Estados Unidos son para instituciones privadas, es decir que no se es becado para una escuela publica. Pero Heredia, quien fue visto jugar por el mítico mentor y entrenador Estadounidense Jim Champagne, buscó ayudarlo para que una familia Estadounidense le diera alojo a Heredia en su casa y aunque el expivot no lo recuerda con exactitud, alguien corrió con sus gastos en su pasaje aéreo.  “Recuerdo que sonó el teléfono de la casa y me dijeron que tenía unos pasajes para Estados Unidos, ni se quién los compró”, comenta Heredia por vía telefónica.

“Yo estuve en la Escuela Grambling, que era publica, pero no tuve más responsabilidades que estudiar y el baloncesto. Lo que fue vivienda y comida, tenía una familia que recibe estudiantes internacionales, y hasta la escuela tenía bus escolar, así que ni tenía problemas con eso“, menciona Heredia.

El periodista y scout venezolano especializado en la materia, Kevin Schepmans, recuerda los beneficios de aquellos pocos jugadores venezolanos que tuvieron la dicha de realizar todo el período de high school enteramente, es muy beneficiosa. “Puedo nombrar casos como los de Carlos Páez o Gregory Echenique en años recientes. Ambos llegaron como freshman a sus respectivos colegios, y se adaptaron totalmente no solo al nivel de juego, sino a la cultura e idioma. Totalmente bilingües, excelentes estudiantes con promedio académico muy alto, habla mucho de que especialmente para los venezolanos poder sumar la mayor cantidad de años en Estados Unidos, acerca las probabilidades de maximizar un potencial talento a NCAA D-1. Echenique incluso, tan cómodo tras la adaptación que llegó a estar rankeado en un momento como top-10 de su clase de graduación, finalizando entre los mejores 50 talentos de la nación en su año senior posteriormente. Mérito que solo han alcanzado Greivis Vásquez, talento trascendental que llegó más tarde, claro, y Gregory, en los últimos 15 años”.


Pablo Machado nos da una visión sobre su experiencia: “Yo a la edad de 13 años ya rondaba los 2,03 metros, y en unos Juegos Nacionales de la categoría mi entrenador formativo en Mérida Omar Sinza me presenta con el Coach Carlos Gil, y el a su vez me contacta al coach Estadounidense Jim Champagne, quien me ayuda con una beca en Louisiana. A través del profe Paco Diez y el IND, consigo los pasajes, y así inicio mi aventura americana“, dice uno de los pocos jugadores criollos que ha hecho cinco años en el baloncesto de liceos en EE.UU.

Machado primero estuvo una temporada becado en una escuela privada en Morgan City, en Louisiana. Gracias a su buena temporada, se transfiere a Trenton, en Georgia, en donde estaría por 4 años de high school también becado.

En ambos casos, estos exjugadores comentan que los documentos que les requirieron fueron sencillos. En una época que no habían videos, se reemplazaba con la invaluable presencia de coaches Estadounidenses en nuestras canchas y competencias nacionales.

Con respecto a la adaptación a la vida Norteamericana, Joan Sánchez nos comenta: “ El proceso de adaptación puede hacerse complicado por varios factores, desde la barrera idiomática hasta climática, pero al final será determinante la responsabilidad del estudiante con esta situación“.

Ahondando más en las barreras de adaptación, tenemos más testimonios: “Se puede pensar que ir a un Estado con alta presencia Hispana sería menos traumático para un chamo que venga de Venezuela, pero eso puede ser contraproducente para el muchacho si no va claro en los objetivos. Es más, sería poco beneficioso, pero si va a un Estado no Hispano puede ser que eso lo obligue a esforzarse más en la adaptación y en el idioma“ , nos agrega el exjugador y formador venezolano radicado en Utah, Wilmer Carvajal.

Cada Estado tiene sus propias regulaciones, y es un tema a tener en cuenta. Por ejemplo el Estado de Tennessee no permite que los estudiantes becados jueguen torneos AAU fuera de ese territorio, algo que limita un poco el ser observado por universidades de otros Estados en estos torneos promocionados por marcas deportivas o de bebidas. Aunque, en definitiva hay unas regulaciones generales ya para las competencias que son dirigidas por la NFHS – Federación Nacional de High Schools. Aunque no hay una competencia extensa o liga que defina un campeón nacional, si hay unos torneos de alto calibre invitacionales en donde se reúnen las que son consideradas las mejores escuelas del país por rankings y calendario de rivales. Las mejores ocho escuelas juegan los Geico Nationals cada año, donde se determina al campeón americano de liceos. Este año por cierto, tendrá un formato expandido con más equipos.

Históricamente, los Estados en donde han llegado más estudiantes Venezolanos a un high school serían Florida, Texas, Nueva York, Carolina del Norte o Texas, aunque ha habido presencia en sitios menos comunes como Maine, Oklahoma ó Utah .

Se han conocido muchos casos de talentos con mucho potencial, pero que no se han podido adaptar al ritmo de vida en Estados Unidos ó al contrario, se han adaptado muy bien al estilo juvenil, pero más a las fiestas y diversión, y pierden el norte de la experiencia.

Repetimos que juega un factor importante en que Estado se encuentra el colegio que te beca, en algunos casos se facilita o se dificulta una beca por la edad. Ya que, por regulaciones se limitan las edades para una beca en algunos casos. “La mejor edad para optar por ser becado es entre los 13 a 15 años", comenta Robert González .

Lamentablemente, la mayoría de estudiantes logran irse a Estados Unidos después los 16 años, y el tiempo de desarrollo es menor, además de que para conseguir una buena institución y mejorar las posibilidades para ir a un buen programa universitario hasta les toca atrasarse un año escolar para ir mejorando sus notas y adaptación educativa. “Ir a una temprana edad te ayuda mejorar en todos los aspectos deportivos y en los créditos para ir a un buen programa universitario", asevera el entrenador venezolano Wolfgang Lucena.

Un problema pudiésemos identificar que ha surgido en los últimos años en Venezuela, y es el poco contacto que tiene ahora el baloncesto Venezolano y coaches Estadounidenses, tanto en competencias de carácter profesional y personas ligadas con ayudar a los estudiantes Venezolanos. Quedaron muy atrás los tiempos en donde se veían en canchas Venezolanas a ojeadores Americanos buscando jugadores para promocionarlos a escuelas o al sistema universitario de Estados Unidos. Incluso, a nivel profesional a entrenadores americanos trabajando en la máxima división profesional en el país, sea la LPB o ahora en tiempos recientes, la Super Liga de Baloncesto.

Gente como Wilmer Carvajal ó Inés Collante nos comentan que en la actualidad – antes de la pandemia – era casi imposible montar los eventos o campamentos tipo Showcase en donde se daban cita los talentos que querían ser observados, y en donde iban ojeadores nacionales y extranjeros.

“Tengo casi 10 años sin poder traer ojeadores Estadounidenses. En la actualidad no están las condiciones dadas para poder hacerlo, tanto por el precio de los pasajes, y logística para la gente que viene de afuera”, nos comentaba para el 2019 Inés Collante.

Wilmer Carvajal realizó varios campus en la escuela que tenía en San Joaquín, en el Estado Carabobo. Al irse a vivir Estados Unidos, coordinó varios otros eventos, pero en definitiva no fue viable realizar más. “Es una herramienta que se debe recuperar. Es muy difícil hacerlo desde afuera, los últimos fueron campus invitacionales con los talentos con más jerarquía en Venezuela. Ojalá recuperemos los showcase", expresa vía telefónica Carvajal.

La disyuntiva política entre Venezuela y Estados Unidos afectó los constantes viajes de Estadounidenses a nuestro país, entre ellos coaches en la LPB. Después que era una liga con largo historial de presencia de Estadounidenses, hasta en la selección nacional eso desapareció en un instante. Hasta nuestra selección nacional tenía marcada influencia Estadounidense ha cambiado más para el estilo Argentino, incluyendo en eso la fuerte presencia de entrenadores gauchos.

Ya conseguida una beca en EE.UU sabemos que el estudiante debe de rendir tanto en lo académico como en lo deportivo , aunque la institución le dará las mejores herramientas para rendir en ambos escenarios y no perder la beca .

Recordemos que en definitiva hablamos de instituciones educativas y que su objetivo es que los alumnos se gradúen con las mejores notas. Por eso, en los últimos años las becas se han complicado un poco por el fuerte filtro que hacen a los estudiantes extranjeros, quienes deben tener un alto porcentaje de lograr el objetivo de graduarse .

La escuela es solo el primer paso. La guinda del pastel es llegar a la universidad, a jugar en la NCAA, y para eso al menos hace falta ir a un buen nivel académico y deportivo; es un proceso que no permite descuido, ya que en lo académico necesitas una serie de créditos que te impulsarían a jugar en un alto nivel como lo es la División 1. De no tener esos créditos, lo más seguro juegues en la NCAA D-2 ó en la liga NAIA, que también es un circuito universitario pero de universidades muy pequeñas en su mayoría. También por la cantidad de créditos, está la opción de ir primeramente a un Junior College, si tus créditos no son suficientes como para ir a una universidad.

En todo este proceso hay que estar atentos con las fechas de caducidad de las visas de estudios, ya que ha ocurrido que estudiantes con gran futuro deportivo han descuidado las renovaciones de estos permisos y han perdido la oportunidad de seguir estudiando en EE.UU.

Meses atrás , el joven puesto dos Andrés Marrero anunció que aunque al finalizar el curso 2020-21 terminaba la secundaria, había decidido tomar un año adicional de high school – llamado Prep Year – , que es un año preparatorio para optar de mejor manera a una universidad. Marrero había tomado esta opción para poder mejorar sus notas académicas, su juego, y así llamar la atención de más ó mejores programas de baloncesto.

 Sánchez , coach en Estados Unidos de Andrés Marrero, nos explica porque Marrero tomaría la opción de quedarse un año mas en high school: “Andrés pensaba tomar ese año preparatorio por dos motivos. el primero, para mejorar un poco unas notas y así tener mas créditos académicos para tomar una mejor opción universitaria. Dos, porque con la situación de la pandemia hubo un pequeño corte en las relaciones entre las universidades y los estudiantes, se vivió un cambio brusco de escenario. Así que no pudo visitarse a las universidades que mostraron interés en Andrés“. Pero, gracias al talento del jugador mostrado en los primeros juegos en la temporada actual, y lo mostrado en temporadas anteriores, Marrero consiguió una beca con la Universidad de La Salle. Con esta situación ya no hay necesidad de tomar ese año preparatorio como se anunció a fines del 2020.

En una próxima entrega, nos sumergiremos en esa última etapa. Lo que puede ser considerada la meta final, que es llegar a la universidad, y específicamente a la NCAA D-1, y ese tránsito colegial entre lo que va desde las conferencias, la Locura de Marzo, los venezolanos que han podido llegar a ese nivel y más.

1era PARTE

 http://www.sehablabasket.com/2021/02/basketworld-como-es-el-proceso-de.html

Juan Escorcia .

Twitter Escorcia33




0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...