r

Legionarios

Seguimiento a los jugadores venezolanos en el exterior, tanto en el baloncesto colegial como en el profesional. .

Selección Nacional

Noticias de nuestras Selecciones Nacionales en todas sus categorías

Liga Profesional de Baloncesto

Todos los resultados y las noticias de la principal liga de baloncesto de nuestro país

Opinión

Nuestros columnistas nos traen diferentes temas de discusión de nuestro baloncesto

Entrevistas

Conozcan a los jóvenes valores que en poco tiempo serán las estrellas de nuestro baloncesto, tanto en Venezuela como en el exterior

jueves, 18 de octubre de 2012

Mapa Mental del Entrenador Por Elis Marrufo. Parte 2



Jueves 18 de Octubre de 2012                                                                 

El Poder de las Palabras: Algunos entrenadores desconocen el poder de las palabras, del modelaje, de la simetría y la deidad en el forjado de caracteres, la actitud y la autoestima de sus dirigidos.

Aunque el lenguaje verbal logra menos de un 20% de efectividad en la comunicación, no deja de ser notable el verbo incisivo, acentuado, soez y escandaloso de algunos entrenadores durante los juegos o actividades de entrenamiento.

Frases un marco psicológico de descalificación (no puedes, no vales, no sirves, cobarde, sin agallas, flojo, tarado mental, falta de firmeza, inseguro o carente de ambición) y muchos otros mensajes de fuerte impacto emocional, tal vez impulsen a algunos jugadores, pero en la amplia mayoría de los casos los limita, los resiente, los desanima, los lleva a rechazar los esquemas tácticos y lo peor, se mezclan dos emociones muy fuertes, el miedo y la tristeza, que fundidas generan desesperanza, facilitándose el abandono de la práctica deportiva y la búsqueda de “gratificaciones alternativas” fuera de las canchas.

La diferencia entre un jugador bueno y uno malo no está siempre en su capacidad de seguir las instrucciones del coach, sino en su favorable disposición para manejar las frustraciones ante sus más preciadas metas.

Configurar un atleta exitoso pasa por “instalarle” un ideal, una razón para luchar, una expectativa de mejor calidad de vida. Articular el optimismo con la esperanza, que es la fe, juntos forman lo que es el gran elemento de liderazgo hoy en todas partes del mundo: El entusiasmo. Las superestrellas en esencia, no son tan diferentes a los demás, simplemente creyeron en ellos, dominaron los obstáculos, con una buena dosis de determinación y autoestima labrada en su infancia que les permitió no desinflarse ante las adversidades, a pesar de... ciertos entrenadores que en ocasiones “torpedean” la carrera de algunos jugadores y viceversa, de ciertos jugadores que en ocasiones “arruinan” la carrera de algunos entrenadores. En toda frustración o estado de insatisfacción hay una motivación implícita: La Meta.

La maduración física empieza en la escuela, siendo los 13 años el mínimo de iniciación del entrenamiento organizado.

Condiciones Físicas, Condiciones Psíquicas, Forjar el carácter, Manejo Emocional, Fuerza, resistencia potencia, velocidad, integridad músculo esquelética, higiene corporal, agilidad mental, visión panorámica, respuesta neurológica, memoria, capacidad de adaptación. Motivación al logro, concentración, Miedos, paradigmas, premios, castigos, mapa mental, experiencia, Gimnasio, rutinas cardiovasculares, calistenia, nutrición, hidratación, ropas.

Psicosociología, Autoestima, Motivación, Nivel Académico, Adiestramiento, vestimenta, Expectativas, creencias, hábitos, team work, disciplina, relajación, imagen. Valoración Personal.

De ahí la importancia de que la autoestima sea un territorio común tanto como para el jugador como para el coach, esa fortaleza les hará sortear con éxito procesos estresantes, de cambios, de nuevos roles, de nuevas expectativas. Esa energía extra, capaz de generar fuerzas de donde no se tienen, tanto físicas como espirituales esencia del esquema Ganar-Ganar.

Para el coach dirigir es llevar el timón en altamar, a veces arriba en ocasiones abajo. Lo importante es que tenga consciencia de su potencial, sus necesidades de mejora y que sus marineros estén bien equipados y preparados –incluso a pesar de él- para cuando venga el mal tiempo.

La Inteligencia Emocional proporciona herramientas para sortear esos vaivenes de la competición deportiva y sobretodo haciendo más asertivos los aspectos de comunicación, liderazgo, autoestima y rendimiento del atleta.

En el proceso de desarrollo organizado de jugadores podemos mencionar, entre otras, tres tendencias primarias fáciles de identificar en cualquier cancha donde se imparta entrenamiento: 1era: Entrenadores que le facilitan el trabajo al atleta para que no “sufra” lo que él vivió. Una desventaja: Desempeño errático e inseguro, de ambos cuando al -enano emocional- le toca navegar entre tiburones.

2da: Técnicos que ante su imposibilidad pasada de lograr hazañas, cual pacto de sangre ceden al jugador o el equipo su “mapa del tesoro” y la misión de llevar a cabo su frustrada expedición.

Una desventaja: El juicio y la crítica en los casos de “extravío” son tan implacables como injustos. El líder en ese caso se siente traicionado y es capaz de romper importantes lazos y obligaciones contraídas hacia sus pupilos al sentir quebrantada la fidelidad o lealtad que el depositó en sus legionarios. –El tiburón se llevó la carnada y la caña de pescar-.

3era: Los líderes de rigidez paranoica cuya tesis pareciera ser que “el método” infalible para forjar un carácter ganador es –desde sus vivencias- haber resistido y sobrevivido a entrenadores duros. Una desventaja: -Ven tiburones por todos lados-.

Para aliviar sus cicatrices, repiten o mejoran “el método” con mayor o menor intensidad, dado que es secundario el resentimiento y los traumas que puedan generar.

Un coach equilibrado enseña a sus jugadores a estudiarse a sí mismos, a pertenecer a algo, a movilizar recursos propios, a no depender de los demás, a ser creativos, a tomar riesgos, a expresarse, a asumir errores y a crecer. Toda una serie de alternativas para enfrentar la impredecible llegada de la frustración.

Vale como contraste comparar la filosofía (La palabra filosofía proviene del griego Philos y Sophia, que significa: Amor a la sabiduría) de Julio Toro, el artífice de la medalla de plata de Venezuela en Portland ’92, con la participación de los NBA de Estados Unidos.

Toro, respetado técnico, quien dirigió más de 600 juegos en la LPB, siendo superado solo por Pedro “Camaguey” Espinoza (687), “Mama Osa” Salazar (740), “Paco” Diez (850) y el líder Carlos Gil (933 cotejos). Estadística 2009.

Toro dijo que “uno tiene que creer en las cosas que uno hace. Uno practica el futuro en el presente”. Y añadió que “hay que confiar en uno mismo. La autoestima la estamos reforzando constantemente”. Agregó, “sí ellos no se adaptan al sistema, yo me adapto a ellos, en un 65 por ciento de las veces yo me adapto a los atletas. Entro en la piel de los atletas y los inspiro a ofrecer más de lo pueden dar”, señaló.

Elis Marrufo especialista en P.N.L.
@PNL_ElisMarrufo




2 comentarios :

caribeño

Excelente reportaje y excelente nota de Elis Marrufo.

ledorius

Excelente iniciativa, este tipo de artículos hacen mucha falta. Por favor coloquen un enlace a la primera parte. Les propongo que cuando un artículo se divida en partes, pongan como pie de página los enlaces a las siguientes partes, esto facilita la lectura y el disfrute los visitante de la página. Saludos.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...